Habilidades laborales del futuro: Cómo seguir garantizando el éxito de tu organización

En la era digital, las habilidades que ofrecen una ventaja son claramente humanas. Por eso, las habilidades interpersonales ocuparán una posición dominante en los puestos de trabajo del futuro.

EL FUTURO DEL TRABAJO | 6 MINUTOS DE LECTURA

El COVID convirtió al crecimiento tecnológico y la innovación en una prioridad. También nos impulsó a lo que muchos ven como un período de gran potencial. Por ejemplo, se calcula que, para el 2030, la inteligencia artificial supondrá un aumento del 26% en el PIB mundial1.

Sin embargo, para muchos líderes empresariales, esta transformación requiere una reinvención de la forma en la que su organización opera día a día, lo cual incluye la manera en la que su personal trabaja y las habilidades que necesitará para llevar a cabo ese trabajo en el futuro.

Según el informe sobre el futuro del trabajo del Foro Económico Mundial, el 50% de los empleados necesitarán una nueva formación para el 2025. Sin embargo, una encuesta realizada por PwC a líderes empresariales y de recursos humanos reveló que solo el 26% estaba totalmente de acuerdo con que podía identificar las habilidades necesarias para hacer frente al cambio tecnológico.

Ver el video

Ver el video

Profundizamos en los factores humanos que ahora son esenciales para el éxito de las empresas e incluimos una entrevista con Ben Eubanks, analista principal de Lighthouse Research & Advisory, quien comparte sus ideas sobre las habilidades específicas que los empleados necesitan para potenciar los lugares de trabajo del futuro. Mira la entrevista completa a continuación o sigue leyendo para obtener más información.

Habilidades para los trabajos del futuro

Habilidades para los trabajos del futuro

La necesidad de nuevas habilidades se deriva del dónde (ubicación) y del cómo (proceso) de la experiencia del empleado, y ambos factores cambiaron considerablemente durante los tiempos de COVID.

Lo que comenzó como una disrupción, con el mandato del trabajo en casa y el distanciamiento social, llevó a los líderes empresariales a centrarse en soluciones de trabajo más intencionales, flexibles y sostenibles: aquellas que apoyan la inclusión, permiten ahorrar dinero y fomentan la eficiencia y un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal.

Para los trabajadores remotos e híbridos, la oficina puede estar ahora en la sede de la empresa, en la mesa de la cocina o incluso en una cafetería, lo que conlleva el reto de permanecer conectado mientras se está fuera de la oficina principal, algo que los trabajadores de primera línea tienen que resolver desde hace años. Y, para estos trabajadores sin escritorio, aunque su lugar de trabajo sea el mismo, el funcionamiento después del COVID puede ser muy diferente. Al tener más acceso a datos en tiempo real, análisis predictivos, sistemas de pago sin dinero en efectivo y aplicaciones móviles, el panorama de la jornada laboral también se modificó y la necesidad de saber más sobre tecnología aumentó exponencialmente.

En el caso de los trabajadores de primera línea y sus colegas de oficina, se necesitan habilidades específicas para desenvolverse en este nuevo panorama. Pero, con los índices actuales del avance digital, también se espera una interrupción más generalizada en las prácticas de trabajo tradicionales.

En el informe del Foro Económico Mundial sobre el futuro del trabajo, se estima que, para el año 2025, 85 millones de puestos de trabajo se verán desplazados por un cambio en la división del trabajo entre humanos y máquinas, mientras que aparecerán 97 millones de nuevos empleos. Pero no se trata solo de sumar o restar puestos en el mercado laboral. A medida que las tecnologías digitales y de inteligencia artificial se despliegan en todos los sectores, los líderes deben prepararse para la transformación. Las funciones existentes evolucionarán y, en consecuencia, los empleados deberán evolucionar con ellas. Esto hace que la mejora y la incorporación de cualificaciones sean una prioridad.

La automatización está reduciendo la necesidad de realizar tareas manuales, repetitivas y que requieren mucha mano de obra. Sin embargo, lejos de introducir una mano de obra robotizada que sustituya a sus homólogos humanos, exige el tipo de habilidades interpersonales que durante mucho tiempo se consideraron como no esenciales. En otras palabras, las habilidades laborales del futuro que se requieren ahora son, según Eubanks, "claramente humanas".

"Cada vez que llega la automatización", afirma, "tanto si se trata de automatización mecánica como digital, el trabajo que queda es un poco más humano que el que había antes. Elimina algunos de los aspectos robóticos, algunas de las cosas que ni siquiera nos gusta hacer tanto, francamente, y nos quedan las habilidades humanas del trabajo que nos permiten centrarnos realmente en lo que más importa, construir relaciones más profundas y hacer nuestro trabajo más creativo".

Para conocer más sobre las ideas de Eubanks, mira este video en el que habla de la naturaleza humana de las habilidades en la era digital.

Habilidades laborales del futuro para el 2030

Habilidades laborales del futuro para el 2030

Son las "habilidades sociales, emocionales y cognitivas superiores" las que tendrán un verdadero peso en el futuro, según sugiere McKinsey. Sin embargo, estas por sí solas no equivalen al éxito, afirma. La actitud también tiene un papel importante. En otras palabras, debe considerarse la forma en la que los empleados abordan su trabajo tanto como la forma en la que lo realizan. Podría tratarse de la capacidad para afrontar la incertidumbre o la disposición a aprender nuevas habilidades en primer lugar.

A continuación, detallamos seis de las habilidades laborales más importantes para el 2030.

  1. Competencia digital

    Según el Índice global de competencias digitales de 2022, el 76% de los trabajadores se sienten poco preparados para trabajar en un mundo digitalizado y solo el 23% de los directores ejecutivos se consideran expertos en el ámbito digital. Desde los conocimientos informáticos básicos, incluidos el correo electrónico y el chat, hasta las habilidades avanzadas, como la gestión de productos digitales y el diseño de la experiencia de usuario, se requiere una mayor competencia en todos los niveles de cada sector.

    Además, dado el ritmo de los cambios, la vida útil de los conocimientos es relativamente corta. Esto significa que la competencia digital, así como la ventaja competitiva que conlleva, solo se pueden mantener mediante el aprendizaje y el desarrollo constantes.

  2. Comunicación

    Mensajería instantánea, llamadas de voz, videoconferencias, correo electrónico: nos conectamos en múltiples lugares y debemos entender y hacernos entender en todos ellos. Esto implica perfeccionar las habilidades de comunicación escrita y verbal, especialmente cuando los equipos trabajan desde diferentes lugares. También se valora la capacidad de ser claro y conciso, y no usar jergas.

    La comunicación eficaz es tanto ascendente como descendente: un proceso bidireccional que se basa en la capacidad de escuchar, así como la de compartir información relevante y oportuna con aquellos que necesitan escucharla.

  3. Agilidad mental

    Nuestra capacidad de pensar, aprender y absorber nueva información se basa en la agilidad mental. Lo mismo ocurre con nuestro potencial para adaptarnos, ser creativos y afrontar el cambio con resiliencia y flexibilidad. ¿Puede tu organización adaptarse cuando surgen oportunidades o adversidades? ¿Es capaz de innovar y hacer las cosas de forma diferente? ¿Tiene la capacidad de pensar con originalidad?

    La Dra. Nicole Lipkin, psicóloga especializada en organizaciones, sugiere acercarse a las personas, las situaciones y las decisiones con "una mente de principiante, lo que supone abandonar las ideas preconcebidas y cultivar la curiosidad". Parte de esto implica cultivar una mentalidad de crecimiento que, según Lipkin, es clave para mantenerse a flote y encontrar el camino.

  4. Pensamiento crítico

    Vivimos en una época de sobrecarga de información. La capacidad de evaluar, filtrar y analizar los hechos que se nos presentan forma parte del pensamiento crítico. Es una habilidad necesaria en situaciones que requieren procesos eficaces de toma de decisiones, resolución de problemas, gestión del tiempo y planificación.

    No se debe presuponer que algo es lo que parece, sino que hay que desmenuzarlo rigurosamente. Y, al profundizar, es posible sentar las bases de un verdadero progreso e innovación.

  5. Habilidades interpersonales

    El trabajo a distancia tiene innumerables ventajas, entre ellas, un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal. Pero también conlleva el riesgo de aislamiento, ya que los trabajadores se sienten desconectados y poco incluidos. ¿Cómo se puede evitar esto? Con buenas habilidades interpersonales, como la colaboración, la comunicación y la empatía.

    Un lugar de trabajo inclusivo y de apoyo emocional es aquel en el que los empleados tienen la predisposición y la capacidad para mirar el mundo a través de los ojos del otro y comprender su perspectiva. En una cultura de aceptación mutua, los empleados pueden establecer relaciones basadas en la confianza y el sentido de comunidad. Al mismo tiempo, las conexiones fuertes también ayudan a resolver conflictos y a dar y recibir feedback, que son habilidades vitales para los directivos.

  6. Autogestión

    McKinsey lo describe como "autoliderazgo" y, en su forma más básica, es la capacidad de los trabajadores no supervisados de automotivarse. También abarca el conocimiento de uno mismo y la autoevaluación sincera, que nos permite aprovechar nuestros puntos fuertes y corregir nuestros puntos débiles.

    La autogestión requiere inteligencia emocional: la capacidad de comprender y gestionar las emociones. Esto, a su vez, conduce a una mayor autorregulación y claridad en la toma de decisiones, y a la capacidad de aprovechar más la energía, el impulso personal y el entusiasmo que mejoran el rendimiento y las habilidades de influencia, así como la capacidad de motivar e inspirar a otros.

Conoce en detalle el futuro del trabajo

Regístrate para conocer las últimas estadísticas sobre el futuro del trabajo y del Metaverso.

Al enviar este formulario, aceptas recibir comunicaciones electrónicas de Meta sobre marketing, que incluyen eventos, noticias, actualizaciones y correos promocionales. Puedes retirar tu consentimiento y cancelar la suscripción a estos mensajes cuando quieras. Asimismo, reconoces que leíste y aceptas las Condiciones de privacidad de Workplace.

Temas relacionados

Haz un recorrido por la oficina infinita

1 "No le tengas miedo a la IA. Llevará a un crecimiento del empleo a largo plazo", Foro Económico Mundial, 2020.
¿Te ha resultado útil este artículo?
Gracias por tus comentarios

Temas relacionados

Haz un recorrido por la oficina infinita


Publicaciones recientes

El futuro del trabajo | 11 minutos de lectura

El futuro del trabajo

¿Cómo es el trabajo en el metaverso? ¿El trabajo híbrido llegó para quedarse? A pesar de que nunca se puede tener seguridad al 100% de lo que va a ocurrir, al menos puedes preparar a tu organización para el futuro.

El futuro del trabajo | 12 minutos de lectura

Trabajo híbrido: Te damos la bienvenida a una nueva forma de trabajar

¿Quieres que el personal vuelva a la oficina o puede seguir trabajando desde casa? ¿Crees que se podría adoptar un modelo que combine ambos métodos de trabajo? El trabajo híbrido podría ser la mejor opción para el futuro de tu organización.

El futuro del trabajo | 6 minutos de lectura

¿Cómo trabajaremos en el metaverso?

Desde la colaboración entre equipos hasta la cultura de la empresa, detallamos cinco formas en las que el metaverso y la realidad virtual transformarán el futuro del trabajo y los negocios.